Todas las noticias Archivo
www.adnmundo.com
Viernes 26 de Mayo de 2017 Washington 10:54
Sábado, 05 de Setiembre de 2015 Sea el primero en comentar esta nota

Gragea Diplomática XXIII. ¿Dónde están nuestros sentimientos?

Una imagen concentra el dolor de la humanidad. Una playa y un cuerpo abandonado de un niño con su cabecita hundida en la orilla constituyen un agravio intolerable.

Gragea Diplomática XXIII. ¿Dónde están nuestros sentimientos?
Enviar Enviar
Imprimir Imprimir
Corrección Sugerir Corrección
Comentarios Escribir Comentarios
Anterior El padre del niño sirio ahogado pide al mundo evitar más tragedias de refugiados
Siguiente México: Descartan versión oficial de los desaparecidos en Ayotzinapa
 
Technorati Yahoo

Provoca un sentir de impotencia ante un problema que se ha extendido y aqueja a todo el mundo por igual. Miles de refugiados cubren  los titulares de la prensa mundial que expone el sufrir  de los desplazados que procuran huir de sus hogares devastados buscando una utópica panacea a sus males en la mítica y para ellos ubérrima Europa. Y eso culmina con el dolor de las impotencias y el crecer de una marea de desplazados que muestran un sufrir desesperante.


La guerra civil en Siria, con la intolerancia de un dictador que no ceja en  sus prerrogativas de poder, fruto de una ambición espuria, ha reavivado el eterno  polvorín  del Medio Oriente dando pie a esa terrible agresión a la lógica y a la paz que implica el accionar del Estado Islámico. Destrucción de vidas inocentes y generador de millones de desplazamientos y  de los recuerdos culturales de la humanidad. Hoy se demuele Palmira y se acentúa la persecución de toda disidencia por una violencia desatada desde hace varios años, que cobra vértice en la toma de Mosul en junio del 2014  y la recreación del Califato medieval por las hordas del Estado Islámico y  a ello se agrega esta imagen que da vuelta al mundo de la muerte de Aylan Kurdi, inocente víctima de tres años que nos grita desde una bucólica playa estival que hoy se enluta y nos enluta a todos por igual y que nos pregunta con un clamor insatisfecho ¿dónde están nuestros sentimientos?


Si, nuestros sentimientos han sido agredidos por esa insania de unos delirantes  que se apropian de la exaltación  de un desvío intolerante de la fe y claman con irracional violencia  la vigencia de  insólitos postulados de indebida base religiosa. El respeto a la propia vía en busca de la trascendencia , que es el fundamento de toda fe y de la simple convivencia social, se ve conculcado por la intolerancia y el consecuente agravio que busca la erradicación de toda disidencia: ejemplo cabal de lo que implica la esencia maligna de esta pretendida renovación religiosa que está arrasando el mundo mediterráneo y desestabilizando no solo los amplios límites del Medio Oriente sino de  todo el orbe, incluso nuestro país que no puede ver con indiferencia un sufrir de un pueblo  con el que estamos emparentados.


Las cifras del dolor son elocuentes. 350.000 refugiados que se han  desplazado por medios precarios escapando de sus hogares generando innumerables muertes en sus reiterados intentos de llegar a las costas de un Edén, que no dispone de los medios adecuados para receptarlos. Las instituciones europeas se ven superadas por la enorme masa de desplazados así como los países lindantes a la zona de conflicto entre Siria e Irak, que ya se ven agobiados por el fluir constante y progresivo de refugiados. Turquía acoge más de 1.200.000 refugiados, Líbano casi un millón y Jordania superan los 600.000. Todos ellos habitan en forma precaria y la mayoría aspira arribar a zonas seguras y económicamente fiables.  Pero su propio número  constituye el principal impedimento a solucionar estos males  y los medios de prensa dan continua cuenta de los avatares de los migrantes y que hoy se concentran en la dureza de las suelas de los zapatitos de Aylan Kurdi. Ellos huyen de una guerra que ya ha provocado más de 300.000 muertos, en su mayoría civiles y más de 8 millones de desplazados internos de poblaciones enteras que escapan de la violencia de una guerra que se extiende sin parar.


Las críticas se dirigen a los países europeos, acusándoles de haber sido insensibles y de sólo haber dispuesto medidas administrativas y financieras para acallar estos dolores sin darse cuenta que éstos conllevan sus propias crisis económicas, sus índices de desocupación y la imposibilidad  material de atender tantas dolencias que además podrán servir de antecedente para mayores migraciones futuras.


El Mediterráneo se ha convertido en un cementerio donde todos los días se informa del creciente número de náufragos o de asfixiados fruto de las mafias que organizan las migraciones clandestinas y los países de la ribera europea no logran atender las crecientes emergencias  que se les impone frente a una  actitud menos motivante de los países del norte europeo.  La apertura de líneas de ayuda y la distribución de eventuales cuotas para refugiados constituye una simple gota y no define soluciones cada vez más urgentes y cada vez más esquivas.


La foto de la playa turca estaría motivando una alteración de la indiferencia obligando a que los países concernidos vuelvan la mirada a este problema, cuyo origen radica en la hasta ahora imposible  destrucción del Estado Islámico, verdadero generador de estos males y al que hasta ahora se lo está tratando con irresponsable liviandad.


Una Unión Europea políticamente activa deberá acompañar a las fuerzas de la coalición liderada por los Estados Unidos y comprometerse activamente en la brega en el terreno para dar término a esta banda de irracionales, que bajo banderías de exaltación religiosa están acabando con los principios esenciales de la humanidad ante una indiferencia que debe darse fin.


Argentina, país acogedor de una amplia corriente migratoria de sirios quienes se han integrado armónicamente, puede y debe   coordinar ayuda y asistencia demostrando que  a pesar de nuestros problemas internos no carecemos de  ese espíritu de amplitud de tolerancia y hospitalidad que sirviera para bien  en nuestros años de historia.


Buenos Aires, 4 de septiembre 2015                         
Embajador ( R ) Jesús Fernando Taboada

 
 
Lo + leido Lo + comentado Últimas noticias

Publicidad en adnmundo.com | 

Quiénes somos | 

Servicios Corporativos | 

Recomiéndenos | 

Archivo

Desarrollado por Esquemas.com

Todas las noticias | 

Las noticias en tu sitio | 

Las noticias resumidas | 

Contáctenos

Política Internacional y Seguridad | 

Economía y Comercio  | 

Medio Ambiente / Energía

Deportes | 

ADN Cool | 

Turismo |